Mi cuerpo entero en llamas

FullSizeRender-1

Pudiendo estar retozando sobre las sábanas de cualquier cama de la ciudad,
pudiendo estar susurrando sonrisas en el oído de ella,
pudiendo sentirte amado a cada centímetro de tu piel,
pudiendo amar y ser amado al mismo tiempo,
prefieres lo más complicado.

Sigue leyendo “Mi cuerpo entero en llamas”

Declaración fallida

92Juanra

Ella, en un ataque de sinceridad repentino, se había ganado la batalla y le había mostrado todos sus sentimientos encerrados entre líneas, le había propuesto mantener algo más que una amistad esporádica con sexo casual de por medio.
Él se negó.

Sigue leyendo “Declaración fallida”

Así como amé

Así como amé… (canción).

Hoy va por mí

Así como amé de ti cosas que no tenía porqué amar: tu desesperación por hacerme tuya, la posición de tus manos sobre mis muslos, tu impaciencia para que me apartara de tu lado y tu cara de póker cuando me ponía cariñosa, seguido de un largo etcétera.
Así como lloré por todos y cada uno de tus desplantes.
Así como acaricié mi piel después de que me utilizaras y no me hubiera dado ni cuenta.

Sigue leyendo “Así como amé”

¿Eres capaz o incapaz…?

 AlbertoSilva

Nos empeñamos una y otra vez en buscar solución a los problemas, queremos saberlo todo, controlar todo lo que nos rodea por pequeño que sea. Salimos a todos lados planeando hasta el más mínimo detalle: con quién, qué haremos, dónde iremos, a qué hora, cómo iremos. También llegamos a controlar con quién o quiénes vamos para no encontrarnos con nadie conocido (o al revés, hacernos el encontradizo con esa persona). Nos hacemos preguntas como: ¿qué vamos a comer? ¿cuánto dinero llevo en la cartera? ¿tengo gasolina en el tanque? ¿qué me pongo?… y un sinfín de preguntas, algunas inimaginables. Mi única pregunta, la única que me surge al imaginarme tal situación es:

Sigue leyendo “¿Eres capaz o incapaz…?”

Ciento ochenta grados – Parte VI

Lucía se había quedado con los pies clavados en el suelo, rodeada de árboles y niños correteando por los alrededores del parque. Tanto el bullicio como la situación la habían superado. Se quitó los auriculares casi movida por la lógica, sin ser dueña de sus movimientos.

Lucía, pensé que no te encontraría jamás – mencionó con la voz agitada de tanto apresurarse para atraparla.

Sigue leyendo “Ciento ochenta grados – Parte VI”

Esta vez sí

Pelo al viento

Sonó su móvil con el tintineo que lo caracterizaba: era él, pero ella ya no era la misma….
En otras circunstancias habría corrido a responderle con la cara iluminada como un sol de verano, se hubiera puesto a pensar de inmediato en lo que ponerse para sorprenderle (aunque nunca le dijera nada de su vestimenta) y no hubiera parado de saltar por toda la casa y decirle a todo el mundo, que se encontrara de camino a la ducha, con quién iba a salir. Pero eso ya se había acabado.

Sigue leyendo “Esta vez sí”