Ciento ochenta grados – Parte VII

Mientras el tumulto de la gente la desorientaba, su cabeza viajaba superando el exceso de velocidad de una carretera comarcal.

¿“¡Nos las pagarás todas juntas!”?… ¿cómo le pude decir eso? – mencionó en voz alta mientras caminaba, no sin antes asegurarse que estaba sola en el tramo de calle que recorría. Su cara de sorpresa fue dando paso a una sonrisa miedosa, casi pálida. – Joder… como mamá se entere… – se regañó a sí misma, por eso agachó la cabeza y siguió caminando en silencio, pues tampoco quería que la tratasen por loca al ir por la calle hablando sola (aunque todos sepamos que muchos lo hacen, incluso cuando van solos en el coche).

Sigue leyendo “Ciento ochenta grados – Parte VII”

Ciento ochenta grados – Parte VI

Lucía se había quedado con los pies clavados en el suelo, rodeada de árboles y niños correteando por los alrededores del parque. Tanto el bullicio como la situación la habían superado. Se quitó los auriculares casi movida por la lógica, sin ser dueña de sus movimientos.

Lucía, pensé que no te encontraría jamás – mencionó con la voz agitada de tanto apresurarse para atraparla.

Sigue leyendo “Ciento ochenta grados – Parte VI”

Ciento ochenta grados – Parte V

A la mañana siguiente…

 

¿Y quién es ese chico, Lucía? – le preguntó a su cliente mientras se encontraba sentado en su silla negra con el respaldo alto, su pierna derecha sobre la izquierda y su bloc de notas apoyado para tomar nota. No obstante, no descuidaba a Lucía, que era observada por encima de sus gafas de pasta negras.

Sigue leyendo “Ciento ochenta grados – Parte V”

Ciento ochenta grados – Parte III

Lucía entró en el salón cuando una voz de hombre salía de la tele.

La muchacha asegura que su mejor amiga ha desaparecido y que nadie está haciendo nada por encontrarla, es por eso que nos hemos puesto en contacto con la policía para que realicen las tareas de búsqueda y, gracias a esta foto ofrecida por su amiga Paola, podremos encontrar, entre todos, a Lucía Domínguez. Les seguiremos informando. – la voz del reportero sonaba interesada en el asunto.

Sigue leyendo “Ciento ochenta grados – Parte III”

Ciento ochenta grados – Parte II

 

llamada de teléfono

¿Si? ¿quién es?… – dice Lucía al descolgar el teléfono.
– ¡Mi amor!
¿Eres tú? Lucía, mi amor, ¿eres tú? ¿eres tú? – brama una voz de hombre completamente desesperada – no me lo puedo creer, no cuelgues por favor… – suplica en apenas un segundo de reloj, con el alma en la boca y la voz repleta de ansiedad.

Sigue leyendo “Ciento ochenta grados – Parte II”

Ciento ochenta grados

180º

Con la cabeza pesada como un plomo y sin sentir ninguna parte de su cuerpo, despertó entre una oscuridad infinita. Abrió los ojos, despacio y con miedo por no recordar dónde se encontraba ni qué era lo que había sucedido. Para su sorpresa se encontraba tendida en una especie de camastro y un hombre se hallaba sentado frente a ella, estaba mirándola. Tras sentirse observada notó vergüenza y se apresuró en incorporarse pero, al hacerlo, notó que se humedecía su pecho con lágrimas que empezaron a rodarle por las mejillas.

Sigue leyendo “Ciento ochenta grados”