Cuando un amigo se va

Hola hola, querido lector. ¡Alegra esa cara que ya tenemos nuevo post! Lee hasta el final y no te olvides de sonreír. ¡Allá vamos!

DSC_6461

La gran mayoría de las veces, tanto tu como yo, nos hacemos ilusiones cuando conocemos a una persona y nos cae bien: comenzamos a hablar y parece que nos entiende en todo, que nos comprende y eso, como no, nos ayuda y nos alegra. Seguidamente comenzamos a hablar con más asiduidad, e incluso llegamos a quedar para conocerle, sin saber que, de esta manera, está entrando en nuestra vida tanto como nosotros en la suya. Hasta ahí bien: continuamos conociéndonos tanto nuestros defectos como nuestras virtudes, aunque los defectos se hacen más de rogar por eso del “miedo a que se vaya y nos quedemos como al principio de estar sin él o ella”.

Pasarán días, meses e incluso años, pero la relación llegará a un punto de inflexión en el que ya no parezca todo tan bonito: la relación se enfriará, los puntos de vista comenzarán a distar y, tal vez, se de lugar el famoso “ya no es lo mismo”.

En ese momento será cuando tu corazón comenzará a romperse, tus esquemas y planes con esa persona cada vez serán más borrosos, vuestras alegrías ya no serán tan compartidas como antes, incluso disminuirá la asiduidad de vuestros encuentros.

A pesar de todo ello: distanciamientos, cambio de pareceres, implicaciones de nuevas amistades por parte de ambos e incluso discusiones, habrá algo que jamás podréis suplir, ese comúnmente conocido como: “no puedo dejar que se vaya”. Es ahí cuando entra en juego el: “yo le quiero”.

Esto, queridos lectores, es la amistad. Conocer sus gracias y desgracias, sus fortalezas y debilidades, sus puntos flacos y fuertes y, AUN ASI, permanecer a su lado por una única razón: AMOR. No es nada del otro mundo, nada sobrenatural ni factible, pero se siente.

Estoy segura de que has estado pensando en alguien al leer este relato y te aconsejo que se lo compartas, todos tenemos derecho a saber quién piensa en nosotros y quién nos quiere a pesar de la distancia.

“Un hermano puede no ser un amigo, pero un amigo será siempre un hermano” – Demetrio de Falero.
Con la colaboración de Alberto Silva.
Anuncios

4 thoughts on “Cuando un amigo se va

  1. Totalmente de acuerdo. Sí pensé en alguien mientras leía… pero, hoy por hoy, tengo que decir que tengo en mi vida a las personas que quiero a mi lado. Besos princesa! Una semana más eres única.

    Me gusta

    1. Bueno Isa, ya sabes que no siempre podemos contar con todas las personas que nos gustaría pero, como tu dices, no por ello tenemos que menospreciar a las personas que tenemos a nuestro lado que nos aguantan cada día. Me alegra que te guste, ¡muchas gracias por tu comentario y por tu fidelidad cada semana!
      Muchos besos.

      Me gusta

  2. no he podido sentirme más identificada con el texto. Amigos que creemos poder contar con ellos para siempre, y no siempre es así, pero al final todos luchamos por aquellas amistades que valen la pena, y nos alegran la vida. un saludo!

    Me gusta

    1. Tienes mucha razón y a todos nos ha pasado alguna vez, incluso con amigos muy cercanos a los que tratamos como hermanos. No obstante tenemos que tener en cuenta que los amigos forman parte indiscutible de nuestra vida y nadie aparece porque sí, todo tiene una razón intrínseca.
      Muchas gracias por tu comentario Anna, te invito a que continúes leyendo algún que otro post y me cuentes qué te parece.
      ¡Un saludo!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s