Ciento ochenta grados – Parte X

¿Y así es como me lo pagas, durmiendo con este tío que no me llega ni a la suela del zapato? Lucía, por favor… no seas ilusa. Solo te quiere para follarte. Pero yo no, yo te quería – le dijo sosteniéndole su cara con la palma de las manos.
Pero… – titubeó ella.
No, Lucía. Yo te quería y te quiero. Vuelve conmigo – la interrumpió Leo.

Sigue leyendo “Ciento ochenta grados – Parte X”

Ciento ochenta grados – Parte VIII

Lucía y Hugo

La habitación del hotel rural más cercano era acogedora y bonita. Tanto la cama como el ropero y las mesillas de noche eran de una madera casi centenaria, aunque aparentaban estar en buen estado (dentro de lo que cabía). El baño era lo más básico: inodoro, lavamanos, espejo del tamaño de un reloj de muñeca y bañera estilo ochentero. La lámpara de pie que se encontraba al lado de la puerta daba una luz amarilla a la habitación de lo más… (¿cómo decirlo?… ¿antiromántico ?).

Sigue leyendo “Ciento ochenta grados – Parte VIII”