Sacudidas

Hoy ya bailo sola
y no espero por ti.

Solo hay que verme:
esa cara de lunes permanente
y esa mirada gris.
Como si no supiera lo que es
ser feliz,
como si no fuera capaz
ni siquiera de moverme por mi misma,
como si no fuera a ninguna parte,
como si todos mis caminos
fueran a un callejón sin salida.

La sombra de lo que era,
una sonrisa al revés,
viendo la vida que quiero
muy a lo lejos,
sin poder siquiera rozarla,
porque tengo la sensación permanente
que todo se me escapa
justo cuando voy a tocarlo,
como si ya no fuera suficiente,
como si diera igual el esfuerzo que le pusiera,
porque no me hace estar más cerca de estar bien,
en paz,
feliz,
con ilusión.

Me dedico a intentar existir como puedo.
De la única manera que soy capaz.
Sin que evidentemente nadie se de
la suficiente cuenta como para tenderme la mano.

Desconozco cuál es el siguiente paso a seguir,
cuál es la manera de salir de aquí.

Un comentario sobre “Sacudidas

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s