Tú fuera de mi alma

pexels-photo-690729.jpeg

Artículo 8.

Todo escritor/a tiene el derecho de poner por los suelos a su ex novio/a. Pero también tiene la obligación de hacerlo bonito.

César B. Ndjocu Davies

Hoy te he vuelto a ver, después de tantos meses que ya he perdido incluso la cuenta.

Justo en ese momento en el que supe que eras tú,
automáticamente mi mente me redirigió
a las veces que sonreíamos juntos y, sobre todo,
a las veces que sonreías por mi.

Quizá fuera producto de la mueca o gesto de alegría que tenías,
pero lo cierto es que me teletransportó rápidamente.

He estado pensando en los años que llevamos sin vernos
y he recordado el vacío que sentí cuando me fui,
ese que probablemente no se haya asemejado al tuyo
pero que me hizo comprender
el resto de la vida que me quedaba por vivir sin ti.

Qué suerte tuviste de no haberme visto,
porque lo cierto es que no quiero perturbar
tu aparente felicidad.

Solo quiero que sepas que,
después de todo el tiempo que ha pasado,
me he dado cuenta que jamás hubiéramos sido felices juntos.
Ni yo era lo que tú necesitabas
ni tú podías darme lo que quería.

Jamás nos entendimos
y quizá ese fue nuestro mal principal.

Hoy doy gracias a la gota que colmó el vaso,
aunque en mi interior sienta
que te haya salpicado.
A pesar de ello no me siento culpable,
pues no somos responsables eternamente
del daño que causamos sin querer.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s