Sueño cumplido

CAM_0955 copia.JPG

 

 

 

 

 

 

 

 

Ahora sí que puedo decir que, después de tanto tiempo, lo he conseguido.

 

Lo que siempre soñé de pequeña, las mañanas y las tardes que me pasaba imitando a mis profesoras del colegio junto a cualquiera que tuviera pinta de alumno deseoso de aprender, las veces en las que les explicaba a mis peluches y muñecos la lección que me sabía perfectamente y todo el largo camino que me ha llevado hasta donde estoy hoy, ahora sí puedo decir que ha merecido la pena porque soy maestra.

Ahora sí que puedo decir que tengo la profesión más bonita del mundo, porque ya no es un “seré maestra”, “mi futura profesión” o “qué ganas que llegue ya”, porque ya ha llegado.

Parece mentira que hayan pasado ya cinco años. Que, a trompicones, con las circunstancias familiares más duras de mi vida por la pérdida de mi persona en el mundo, esa persona que siempre he ansiado ser y siempre querré por muchos años que pasen… también a pesar de haber llorado por no conseguir aprobar una asignatura ni a la primera ni a la quinta, de haber escuchado un millón de veces eso de “tú cuidarás a niños”, “no sé cómo has llegado a dónde estás” o “tu profesión no tiene futuro”, de haberme peleado hasta conmigo misma por compartir mi nota con personas que no se lo merecían, de sufrir por los exámenes de enero, de quedarme tardes y noches haciendo manualidades eternas para entregar en unos días… por todo todo eso, hoy respiro y suspiro. Inhalo y exhalo y digo: aunque me ha costado, lo he logrado.

Pese a que muchos estaban en mi contra, solo unos pocos locos me apoyaban y yo sufría por comprobar cómo hasta mi propia madre se oponía, hoy estoy aquí. Con los locos y los cuerdos, pero siendo maestra. Porque, por mucho que los demás se opongan, si algo te sale bien en la vida, todos se sumarán al carro y se unirán a tu alegría. He de decir que no quería que sucediese así, que me hubiese gustado una fiesta con toda mi familia para celebrar mi alegría, que hubiesen estado todos radiantes y yo pudiese sonreír por tener el corazón tan pletórico en ese momento. Y sin embargo aquí estoy, echándote de menos y dedicándote este momento entre estas líneas. Porque ya fuiste el único ser querido al que se recordó en el día de mi graduación y hoy serás el único a quién recordaré, porque esto va por ti y porque te querré hasta el final de mis días. No importa el tiempo que pase, ¿verdad que no, abue?

Gracias por existir.
Esto va por ti.
Ya tienes una maestra en la familia.

Anuncios

8 comentarios en “Sueño cumplido

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s