No dejes de soñar

Bienvenido una semana más. En el día de hoy te ofrezco un empacho de emoción, vamos allá. El plan es escuchar la canción mientras lees el post. ¡Espero que te guste! Haz click aquí 

Y allí te encuentras, junto a tu familia observando cómo se cubre con una pasta lo que ya jamás volverás a ver. En ese momento los observas a todos, contemplando con sus ojos llorosos lo que jamás quisieron contemplar; pensando desde lo más profundo lo efímera que es la existencia y lo rápido que se les fue de los brazos… esa madre que un día les dió la vida. Justo en ese momento me da por comparar la sensación que se tiene cuando se recibe un beso de alguien a quien admiras, a quien estimas o, incluso, a quien amas. Sentimientos contrapuestos que te remueven los dos, cada uno a su manera, pero te hacen poner los pies en la tierra. En situaciones así nos damos cuenta de que somos terrenales, carnales, efímeros y volubles a emociones, a sucesiones de momentos que se nos presentan constantemente. Sigue leyendo “No dejes de soñar”