Mi hogar

pexels-photo-426893.jpeg

La vida nos pondrá cerca
de aquello a lo que amamos realmente.

Ellas se acaban de ir,
me he despedido sin una lágrima
pero si con una sonrisa agridulce en los labios.
He mirado el nuevo paisaje
que me acompañará
durante un tiempo indeterminado
y he dado gracias.
Gracias por estar viva,
por estar lejos,
por estar feliz.
Había soñado con este momento
durante años
y ahora,
cuando me doy cuenta
de lo que he logrado,
se me forma un nudo en la garganta.
Estoy orgullosa de mi,
estoy empezando de nuevo
gracias a mi esfuerzo,
tesón y perseverancia.
Ahora sí que
se me aguan los ojos,
son demasiadas emociones
en un simple hecho.
Su familia se pregunta si soy feliz,
si estoy a gusto,
si no estoy sufriendo
por estar lejos de ellas.
La verdad que
prefiero no hablar de ello
y llorarlo en soledad.
Es algo que es mejor
pasarlo en soledad,
sobre todo más fácil.
Que no se mal interprete,
no me arrepiento ni un ápice
de estar donde estoy,
es la pena
la que se apodera de mí
cuando ellas se van,
pero sé que estarán bien
y, de no ser así,
es la ley quien debe actuar y no yo.
Me he dado cuenta
del valor que tengo
y que no soy todopoderosa,
más bien soy humana
y debo luchar por mi.
Poco a poco voy asimilando la vida y,
aunque sea un cambio de rutina,
profesión,
familia,
residencia
y vida,
lo necesito
y estoy preparada,
solo necesito más autoestima
y lo conseguiré.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s