El regalo más grande

blur-child-classroom-256468.jpg

Hoy se acaba mi aventura en pañales,


hoy dejo atrás los miedos de tener a un puñado de bebés para mi sola,
la responsabilidad de alimentarles,
velar sus sueños,
cubrir sus necesidades más básicas
y ser madre de forma prematura de más de los que hubiera imaginado.
Tras casi un año desde el comienzo de esta aventura,
con dos tallas menos
y la certeza de conocer la profundidad y amplitud del amor,
me voy.
Con el corazón lleno,
la ilusión por mi profesión y vocación totalmente renovada
y las ganas de continuar en el camino de la vida,
aunque no se sepa lo que me deparará.
Yo que pensaba que sería incapaz de acariciarles,
han sido ellos los que se han atrevido a tocarme el corazón
mientras yo ya me los comía a besos
empezando por los mofletes y acabando por los pies;
yo que pensaba que sería incapaz de soportar sus berrinches,
he acabado soñando con sus llantos, sus voces o balbuceos
y he terminado escuchando sus canciones en mis ratos libres.
El amor maternal no solo se siente por tus hijos,
por los que son carne de tu carne
y sangre de tu sangre,
también los puedes sentir por los que sientes como tal,
como hijos de otros padres
pero que son tuyos también de alguna manera,
aunque solo sean unas horas al día.
Dicen que un docente jamás se olvida de su primera clase
y yo tendré doble trabajo en esta ocasión,
porque si ya es duro olvidar un grupo de pequeños,
dos será el doble de complicado.

El amor se mide en los llantos que quieres aliviar,
las caricias y besos que quieres dar
aún cuando ya es más que suficiente,
en las veces que das lo mejor de ti
cuando ya no te quedan fuerzas físicas,
en las veces que te gustaría que se congelara el tiempo
y no crecieran más para que no se perdiera esa inocencia,
esa magia y esa ilusión por la vida.

Los niños son la luz que el mundo necesita
y el amor que a veces olvidamos o tergiversamos.

Ojalá la vida nos vuelva a cruzar,
querida vocación.
Te extrañaré.

Anuncios

5 respuestas a “El regalo más grande

  1. He de decir q tuve la suerte que mi de tenerme cerca y eres todo amor y ternura. Gracias por querer tanto a mi princesa. He llorado con tu post de emoción. Gracias mil una vez más

    Me gusta

    1. Muchas gracias a ustedes por haberme dejado formar parte de sus corazones, de la educación de la peque y de sus vidas. No sé qué es más importante, porque las tres cosas tienen una relevancia más que crucial. De cualquier manera me siento profundamente bendecida en la vida por haberme encontrado con personas tan auténticas, nobles y carismáticas como ustedes. Infinitas gracias, siempre les llevaré en mi corazón. Un abrazo enorme ❤ Les quiero mucho!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s