No te acabes nunca

a6789f3d59e530b1ec14f8d60c8ee29b.jpg

Es un sábado de invierno. Amanece pero bajo la manta aún es de noche. El calor me obliga a sacar las piernas para compensar la temperatura. Tú me besas. Estoy perdida.

Ayer hizo dos meses que nos conocimos
y anoche, entre las últimas miradas del día,
te dije por fin que te quería.

Me escuchaste con los ojos demasiado abiertos para la hora que era,
lo repetí con un “mucho” detrás
y aún más te sorprendiste.
No aguantaba callármelo durante más tiempo.

También te dije: “si en este momento tuviera que decidir,
estaría contigo el resto de mi vida”
y fue una pena que estuvieras ya dormido.

Cuando el corazón habla
a través de lo que siente,
la vida es increíblemente maravillosa
y así es mi vida cuando estás tú.

Haces mis inviernos primavera,
mis preocupaciones medias sonrisas
y tus manos mis caricias.

Tiene sentido:
la vida,
la pérdida,
el amor.

No hace falta haberse drogado nunca
para saber que el amor supera ese efecto.

Porque sí, te quiero,
de mil formas distintas
que llevan a una.

Todo se resume en mirarte
y sentirme como un libro abierto,
como si nadie más pudiese conocerme
de la misma forma que tú.

Solo la vida sabe
hasta dónde está llegando
este amor por ti.

No te acabes nunca.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s