Mis manos hablan de ti

couple-explore-hipster-landscape-Favim.com-3748549.jpg

“Y admito que todas esas salidas a comer, al cine, de paseo, fueron solo excusas mías… Yo solo quería mirarte a los ojos”.

Eres la poesía que llenaría mis libros preferidos,
eres la lluvia que me despierta en las mañanas
y esos rayos de sol que iluminan mi cara al levantarme al fin.

Sé que fue lo primero que nos tomamos juntos,
porque ese día me prometí que no volvería a tomarlo en público,
y también lo último,
porque jamás me había sabido tan amargo un zumo de melocotón.

Me costaba tanto mirarte a los ojos
que me emocionaba de solo pensarlo,
por eso no pude evitar que te dieses cuenta
(bueno, de eso y del resto).

Hoy mis manos todavía hablan de ti,
cuentan cómo sus vecinos ojos te miraban y admiraban,
como sus otros vecinos pies se retorcían bajo la mesa de los nervios
y, un poco más arriba, los muslos, se contraían y se relajaban desesperadamente.

Ha pasado tanto tiempo que ya no lo recuerdo,
aunque tampoco me apetece recordar hace cuánto que te marchaste.

Lo único que puedo decir es que verte me haría tan inmensamente feliz
que mis manos no pararían de hablar de ti.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s