Buenos días, cariño

grid-cell-7414-1428572846-812

Cuando nada importa más que tu cuerpo acurrucándose contra el mío,
tus manos acarician cada trozo de mis piernas que encuentran a su paso,
a tientas me recorres la espalda entre besos,
bordeas el arco de mi cuello y asciendes más allá de lo imaginable.
Me has dominado incluso antes de despertar de mi letargo.

Al abrir los ojos te encuentro sonriéndome,
casi sin poder cerrar la boca.
Me regalas un beso como desayuno
y tu nariz despierta a la mía con una suave sacudida.

Resuena un “buenos días, cariño” y mi boca se arquea en respuesta,
“menudo despertar más dulce”, respondo.
Quizá deberías saber que es dulce porque tú estás en él
pero no tienes porqué saberlo ahora mismo.

Te abalanzas sobre mí y te recuestas encima
permitiéndome que note cada parte de tu cuerpo sin tapar,
pasas la manta por encima de tu cuerpo y nos cubres con ella
formando un encuentro más íntimo entre los dos.
Soy incapaz de quitarte los ojos de encima
y tú simplemente sonríes.
En ese momento te sostengo las nalgas entre mis manos,
te aprieto y susurro:
“buenos días, cariño”. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s