El silencio siempre cuenta la verdad

¿Cómo borrar los besos que nos dimos,
si cada vez que paso por esa plaza
recuerdo el tacto de tus labios
y el resonar de tu sonrisa en mi oído?

Ahora que hay otra mujer
que se compara a mi,
siempre será mi boca
(la misma que te dijo adiós)
la que te haga volar tan alto
como lo hacía cuando estábamos atrapados
el uno en el otro.

Explícame por qué aún te quiero.
Por qué no te necesito
pero sigo queriendo que estés a mi lado.

Porque no sé que es peor,
si no necesitarte y quererte aún así,
o no quererte tanto pero necesitarte.

Porque reconozco que siempre ha sido a destiempo,
porque cuando estuve enamorada de ti
terminé por darme cuenta que te quise tanto
que tardé tres años en darme cuenta
que no estaba enamorada de verdad.
La siguiente vez
tú ya no estabas
y sentí que estaba más enamorada que nunca,
pero desconocía si era amor o necesidad,
pero no era necesidad…

El silencio siempre cuenta la verdad.

Porque qué más da quien tenga la razón
si a los dos nos quema el mismo fuego,
si los dos sentimos el mismo miedo
cargado de electricidad
cuando nos rozamos.

Este año he descubierto el día de tu cumpleaños
y también he descubierto que sentir tanto amor por ti
no puede ser nada de este mundo.

3 respuestas a “El silencio siempre cuenta la verdad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s