Un último minuto

Consecuencias derivadas de haber sido mi accidente preferido

Si tan solo me quedara un minuto de vida
saldría corriendo a buscarte
para fundirme en un último abrazo,
para decirte una última vez que te quiero,
para sentir tu perfume de nuevo pegado a mis labios,
para sentir de nuevo tu calor.

El último beso de mi frente,
la última vez que las yemas de mis dedos recorren tu espalda,
para llenar mis pulmones de ti una vez más.
Entrelazo mis brazos para no dejarte marchar
y así deshacerme entre tu piel,
que es justo donde quiero estar.

Fuera hace frío,
pero la calma de tu piel
me hace recordar que eso da igual
mientras se decida dónde y cómo se quiere uno desvanecer.

Te quiero
tanto

2 respuestas a “Un último minuto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s