Vuelve pronto

DSC_0216 copia.JPG

¿Por qué no volvemos?

¿Por qué no dejas que te quiera como vengo haciendo desde hace meses?

Me ha costado reconocerlo pero ahora lo sé.
Te echo tanto de menos que sé que te quiero,
que quiero a alguien que no está listo para quererme,
que en mi corazón se hace un agujero cada vez que contemplo la posibilidad que conozcas a otra y te vayas con ella antes que conmigo,
que no concibo la idea de dejar de verte de repente,
de besarte un día al despedirnos y ya no volver a saber nada de ti,
de echarte de menos día tras día como si nada más pudiese existir en mi mente,
de contemplar la posibilidad de perderte antes de entrar a trabajar
y que mis ojos vidriosos le regalen al mundo las primeras lágrimas que suelto por ti,
por alguien que no es nada
siéndolo todo.
Que te odio por hacerme llorar sin querer hacerme sufrir
y te quiero por el resto de motivos por los que me has hecho sonreír.

Que te quiero,
que te quiero raro, estúpido, distraído
y hasta con una rubia en la mano y una morena en los ojos,
que me muero por volver a verte sonreír
y que yo sea el motivo una
y otra
y otra vez.

Porque, por mucho que lo dudes, querer no es pecado.

Que ya no sé cómo decirte que te quiero más que con un
“vuelve pronto”.

Que todas las canciones han empezado a hablar de ti,
desde nuestro Karma
hasta Beret se han puesto de tu lado.
Que ya no hay nada que pueda hacer
para mantenerte fuera de mi mente,
porque hasta pensar que dormimos a escasos cinco kilómetros
me tortura cada noche.
Cada noche que estoy lejos de tu piel,
de esos ojos miedosos,
de esa sonrisa que se te escapa cuando atrapo tus costados
y los hago míos en un desorden de cosquillas…
de esas noches en las que me pierdo en tu espalda
y ya no sé en qué posición ponerme para dormir.

Quizá sea cierto eso que dicen
de que cuando alguien te pide tiempo
solo sea para acostarse con otros “alguien”
que sean más fáciles que tú.
Yo simplemente me quedaré con este pequeño lapso de tiempo
en el que nos hemos querido tanto
que no nos hemos permitido decírnoslo.
Y que si te he perdido tanto
ha sido por no habérmelo podido callar más.

Y que, si no vuelves,
el mundo tampoco se romperá,
seguirá girando como siempre
y yo solo te echaré un poco de menos…
pero solo un poco chiquitito.

 

Que ya no sé cómo decirte que te quiero más que con un
“vuelve pronto”.
Y si vuelves, quédate. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s