El amor desde dentro

FullSizeRender-4

Y tres besos después
me convenció…

Cómo si de sólo mirarnos se tratase,
cómo si fuese un abrir y cerrar de ojos
la magia de enamorarse.
Cómo si jamás y nunca
nada más pudiera volver a importar.

Ahora sé que,
si estamos juntos,
todo se puede
y que no existe nada más lejos
de nuestro amor
que nuestro futuro unidos.

El resto puede esperar,
las alegrías y las penas,
los problemas inhumanos
o marcianos,
porque solo quiero tener tiempo
para mirarle a los ojos
y sentirme desnuda en casa.

Él es paz y guerra al mismo tiempo,
es soledad en mis días bajos
y ternura desmesurada el resto del tiempo
y, aunque jamás nadie
vaya a comprendernos,
esta es nuestra manera
de vivir de verdad el amor.

Pasamos del abrazo más sincero y tierno
a una mirada de desaprobación
y algún que otro reproche,
pero al cabo de unos segundos
no podemos evitar reírnos
(todo eso si yo no me resisto, claro).

Porque ya no voy en contra de las discusiones,
es absurdo arrebatarnos algo
que es solo nuestro.

Antes me enfadaba porque nos enfadábamos,
qué estupidez.
Ahora lo vivo como el preludio a la reconciliación
y al reírme de cualquier reproche absurdo
que a veces me dirige
(porque soy así de niña a veces).

En definitiva,
somos paz y guerra en el mismo cuento,
agua y aceite en el mismo frasco
y aún así,
tres besos después
me convenció
que esto es el amor.

Anuncios

2 thoughts on “El amor desde dentro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s