Menuda borrachera

Intuyo, a tientas me recompongo…
Logro abrir los ojos al fin aunque me siento aturdida aún…
Estoy borracha, pero borracha de ti…

URL]-2

No sé ni siquiera cuánto tiempo habremos pasado juntos, pues he perdido la noción del tiempo, pero sé que al menos esta última noche, sí que he dormido contigo.
Bueno dormido… me he despertado con resaca, si me permites reconocértelo. Y es que, entre tantas risas, miradas furtivas, suspiros y arrumacos, me he emborrachado de ti. Seguramente ni siquiera sabrás cuánto echaba de menos esto…

Tanto que ni siquiera lo recuerdo pues, desde que estoy a tu lado, no necesito saber en qué día vivo. Ahora mi unidad de medida son los momentos: algunos tristes, otros tristelices y el resto felices.

¿Sabes algo, amor?
Después del hombre de mi vida, (de esta y las siguientes reencarnaciones que tenga que soportar aún), has sido el único capaz de abrazarme y darme seguridad, calma y amor en un solo gesto.

Francamente me alegra haberte conocido y me alegra oler a ti por las mañanas como un borracho olería al preferido de sus licores. Solo de esta manera compruebo que, el deseo que me provocas, es el único efecto secundario de la dulce resaca por embriagarme de ti.

Comprueba el aroma de la cama,
cómo se compone de pedazos de ti y de mi,
cómo se adentra en ti y te anula los sentidos para permitirte disfrutar de la fascinación que nos produce esta borrachera emocional.

¿Te emborracharías conmigo una vez más?

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s