De principio a fin – Parte II

Bañera
– ¡¡Mi amor para ti es solo un juego y yo ya no puedo elegir, no puedo cambiar lo que siento por ti…!! – gritaba angustiado un joven, estaba hablando por teléfono en mitad de la calle con rostro compungido y lágrimas en los ojos – te quería, joder, ¡¡te quería!! – dijo justo antes de colgar.

Mientras tanto todos se giraban para observar lo que estaba sucediendo: personas que cuchicheaban sin cesar sentadas en las terrazas de las cafeterías , viandantes perplejos y alguna que otra estatua que no estaba acostumbrada a semejante espectáculo. Era una locura ver a un hombre ya adulto, con sus treinta y pocos bien llevados, haciendo semejante escena.

Una vez colgó, lanzó el teléfono contra el suelo hasta estallarlo por completo, gesto que daría el colofón final a su actuación. Por un instante se quedó mudo, llorando y tembloroso, pero no dudó en agacharse a recoger los pedazos que habían quedado de algo que parecía haber sido un teléfono móvil en sus buenos tiempos. En ese momento se le acercó una muchacha, que pasaba por allí, a entregarle alguna que otra pieza que había encontrado.

– No te molestes, esto va a la basura – le dijo él mirando lo que le ofrecía – de hecho ya esto es solo plástico – continuó mirándola a los ojos. En ese momento se dio cuenta de lo bonita que era la chica y lo asustada que estaba, aunque no dudó en ayudarle cuando nadie lo hizo, aunque suene paradójico.
– No es molestia – le respondió sonriente – en realidad ya los móviles hoy en día tampoco sirven para mucho más – continuó haciendo un mohín con la boca.
– No, disculpa… O sea, ¡gracias! – titubeó – en realidad estoy montando el espectáculo.
– Si, ahora pasas el sombrero y listo… – declaró sonriéndose – ¡hasta luego!
– ¡Espera, por favor! – bramó – sé que ya has hecho bastante recogiendo todo esto pero necesito un último favor – le manifestó incluso antes de girarse.
– Mira… tengo prisa… – añadió ella
– Es que no tengo móvil – expuso levantado las dos manos enseñando su teléfono, o lo que quedaba de él, poniendo cara de tristeza – ¿me dejarías tu móvil para llamar a alguien que me venga a buscar?
– ¡Cómo no! – respondió ella sonriente pero irónica – ten.

Y una semana más tarde me estaba llamando para agradecerme, con un café, el detalle que tuve de ayudarle. Solo debo añadir que nunca me ha gustado el café, ni siquiera su olor. Ya que le ayudé taanto, al menos que me invite a algo más suculento, ¿no?

 

Si quieres leer la primera parte, haz click aquí

Anuncios

2 thoughts on “De principio a fin – Parte II

  1. Me gusta como escribes yo no soy escritor. pero me gusta mucho.
    me llamo. Bernardo y soy de México. Soy coreógrafo y maestro de danza. Contemporánea. Saludos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s