Anhelo

 

Eres de esas personas a las que conoces y dices: “algo me dice que no cambiaría ni un segundo de mi vida a tu lado. Llámame loca.” 

 

Echo de menos cada parte de tu cuerpo como si aún pudiera pertenecerme.
Anhelo cada parpadeo que me dirigías al mirarme
en el sutil susurro de esas tardes juntos.
Extraño la fascinación con la que te miraba
aunque ninguno de los dos se pronunciase,
pues no hacía falta.

El roce de tu piel con la mía cuando me acariciabas
aún me aturde.
Alguna que otra noche
creo escucharte llamándome
y me conmueve la idea que seas tú,
hasta que pongo de nuevo los pies en el suelo
pues recuerdo que no estás.

Ya ni siquiera tus fotos puedo observar,
pues mi corazón da un vuelco insólito.

Eres el viejo recuerdo de mi vida en plenitud,
porque a tu lado era feliz.
Aunque no solo eres un recuerdo,
sino también mi paz, mi calma, mi alegría
y también mi frustración, mi desdicha y mi llanto
cuando te recuerdo aquí,
en la esquina solitaria de mi habitación.

Te anhelo.
Te necesito.
Te quiero.
Pero jamás de los jamases
te olvidaré.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s