Luchar es sinónimo de éxito

Pablo Moreno

Respeto tus errores tanto como tú respetas cometerlos, pero permíteme que esté a tu lado mientras seas feliz en tu mentira y mientras, después, caigas en el error y te sientas cansada de continuar con la lucha. Será entonces cuando mi esfuerzo haya merecido la pena. Será como pisar llegar a la cima.

 

Fotografía de Pablo Moreno.

Seguro que muchas veces has escuchado la palabra “fácil”. Cientos, miles, infinidad de veces. Ya te pueden estar contando la mayor complejidad de la historia, que si añaden esa mágica palabra, todo va a resultar mil veces menos complicado; pero, amig@ mí@, déjame decirte que lo fácil no existe. 

Ya puede tratarse del arreglo de un coche, de un desencuentro con un familiar o de preparar una ensaladilla para dos personas, que nada va a ser fácil. Que no nos vendan la moto, todo tiene un grado de complejidad, sea mayor o menor, pero nada en esta vida es fácil. Todos debemos ser ese tipo de personas que no se crean el cuento de: “yo en mi vida quiero cumplir tres deseos: plantar un árbol, tener un hijo y escribir un libro”; sino que, por el contrario, debemos ser lo suficientemente conscientes para decir: “eso no tiene mucho grado de complejidad, lo verdaderamente complejo es cuidar el árbol, criar a ese hijo y encargarnos de que ese libro sea leído y releído por alguien.”

Es por ello que esta palabra, por absurdo que parezca, está muy relacionada con la madurez y el grado de responsabilidad de una persona. Es decir, cuánto menor madurez y menor grado de responsabilidad se posea, más susceptibles seremos a realizar actividades fáciles, a estar condicionados por hábitos fáciles e, incluso, rodearnos de personas fáciles. Por ejemplo: no cuesta nada rodearnos de personas, no cuesta nada fumar ni beber, tampoco cuesta estar tirado en la cama todo el día, sino que lo verdaderamente complicado se basa en tener personas a nuestro lado que nos quieran de verdad y nos valoren, decirle NO a las drogas y salir cada día con una sonrisa como si se nos fuese a salir de la cara.

Cuándo esas personas, con mayor tendencia a la facilidad, te contemplan dejándote la piel día a día, intentando ser feliz y luchando por lo que quieres, te dirán que pareces absurdo por intentar algo que jamás conseguirás, lo que no saben es que tú cada día estás más cerca de conseguir lo que te propongas y ellos, en cambio, cada día están más cerca de su decadencia.

La ambición es buena en su dosis justa, no olvides jamás intentar alcanzar eso que siempre has deseado. Te aseguro que, cuando llegue ese día, creerás tener la sensación de estar pisando la cima de la montaña más alta.

No olvides que luchar es sinónimo de éxito.

 

 

Si no escalas la montaña, jamás podrás disfrutar del paisaje – Pablo Neruda

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s