La amistad como arma de doble filo

2efd22bd3c34d289497e5ca5870defc0

Lo intenté,
le prometo a cada estrella del universo
que lo intenté con todas mis ganas,
pero fue inútil.

Ya no me apetece salir los viernes,
quizá porque ese era nuestro día.

Ya no bailo las canciones al pie de la letra,
quizá porque me recuerda en demasía a ti
y a lo que rodeaba esos momentos de baile descontrolado.

Ya no como en el baño,
quizá porque siempre recordaré nuestra anécdota mas escabrosa.

Ya no paso por tu casa
y tú hace mucho que dejaste de pasar por la mía.
Quizá porque yo no quiero
y quizá… porque tú tampoco.

He perdido fotos a propósito,
he olvidado lugares por los que ya ni piso,
he enterrado a gente en mi memoria
y al pasado que nos unía.

A pesar de ser un puñado de años
los que estuvimos codo con codo,
ya nada de eso me mueve por dentro.

Es triste darse cuenta que el pasado no es capaz de hacerte sonreír.

Mucha gente dice eso de:
“te di mis mejores años”,
“lo mejor de mi te lo llevaste tú”
y, en este caso,
yo solo puedo decir que esas frases tienen tanta razón
que son capaces de rasgar el alma
de arriba a abajo
como si fuera una hoja de papel.

No solo lo mejor físicamente,
que también,
sino en el terreno emocional,
mi inocencia y juventud,
mis primeros momentos en muchos ámbitos de mi vida:
fuiste partícipe de mi primer beso,
del primer amor,
la primera discusión fuerte con mi madre
y mi llanto de después,
tuvimos a la vez nuestro primer móvil,
nuestra primera fiesta en una discoteca
y tantos pero tantísimos momentos que se me quedan en el tintero
que me duele incluso recordar.

A pesar de todo ello,
hace muchos años
que faltas en mis días más importantes
y yo he querido dejar de estar en los tuyos,
(porque negarlo sería de una hipocresía exacerbada).

Hoy ya no somos nada de aquello
ni nada volveremos a ser,
al menos juntas.

No me arrepiento porque,
realmente,
intenté dar lo mejor de mi para que funcionase
pero, por devenires del destino,
no pudo ser.

Quizá tenga que disculparme yo
por haber sido tan natural
que no me saliera darte más
que lo que merecías en ese momento.

Desde lo más profundo de mi,
espero haber sido la primera y única
en la vida de la otra
(en todos los aspectos).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s